Los riesgos directos de la obesidad en el corazón

La obesidad puede tener muchas consecuencias negativas en el cuerpo. Estas consecuencias no deben ser minimizadas. De hecho, disminuyen la calidad así como la esperanza de vida.

Las consecuencias de la obesidad

La obesidad tiene muchas consecuencias en la vida cotidiana, como la sensación de falta de aire ante el menor esfuerzo o incluso una fatiga mayor de lo normal. La mayoría de las veces, la gente no se da cuenta hasta que ocurre un accidente.

Es difícil evaluar las consecuencias directas de la obesidad en el cuerpo. De hecho, muchas consecuencias se influyen mutuamente. Sin embargo, las consecuencias más comunes de la obesidad son:

1. Un aumento del "colesterol malo"

2. Una disminución del “colesterol bueno”

3. Un aumento de la presión arterial

4. Aparición de la diabetes

5. Aparición de problemas respiratorios

6. Mayor riesgo de apnea del sueño

7. Mayor riesgo de cáncer

Obesidad y corazón

Numerosos estudios han demostrado el impacto negativo de la obesidad en el corazón. La obesidad representa el 20% del riesgo asociado a un ataque al corazón. Además, la grasa abdominal presenta un riesgo mayor de enfermedades cardiovasculares en comparación con la obesidad localizada en las caderas. Cuanto más tiempo dure la obesidad, mayor será el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Como se ha descrito en el párrafo anterior, las consecuencias de la obesidad son múltiples. El hecho es que la mayoría de estas consecuencias están incluidas en la lista de factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares.

En primer lugar, el “colesterol malo” reacciona con otras sustancias en la sangre y forma una sustancia que se deposita en las paredes de las arterias. Si la concentración de esta sustancia es demasiado alta, la sangre no puede circular adecuadamente por el corazón. Las arterias pueden bloquearse, provocando enfermedades como la angina de pecho, o incluso ataques cardíacos en los peores casos. Este proceso se agrava por la presencia de la diabetes de tipo 2.

En segundo lugar, las dificultades respiratorias y la apnea del sueño se deben a la acumulación de grasa en la zona del cuello, al provocar estrechamiento en las vías respiratorias. La apnea del sueño puede ser peligrosa si dura demasiado tiempo, ya que puede provocar graves problemas cardiovasculares.

En tercer lugar, la obesidad aumenta la presión arterial, un factor de riesgo de enfermedades cardiovasculares. Cuando la presión arterial es demasiado alta, el corazón tiene que bombear con más fuerza para llevar la sangre a los órganos. Con este esfuerzo, el corazón se vuelve más grande, pero al tiempo débil, pues no se contrae con la misma fuerza impidiendo que la sangre fluya adecuadamente a través del corazón.

Fuentes

Colesterol malo (LDL) [WWW Document], n.d. URL https://medlineplus.gov/spanish/ldlthebadcholesterol.html (accessed 6.23.20b).

Consecuencias de la obesidad para el corazón, 2016. . canalSALUD. URL https://www.salud.mapfre.es/enfermedades/cardiovasculares/consecuencias-de-la-obesidad-para-el-corazon/ (accessed 6.23.20).

de 2017, 15 de Octubre, n.d. Con la obesidad, el corazón también pierde su figura [WWW Document]. infobae. URL /salud/2017/10/15/con-la-obesidad-el-corazon-tambien-pierde-su-figura/ (accessed 6.23.20).

Enfermedades del corazón y obesidad: una relación peligrosa, 2018. . Geseme. URL https://geseme.com/enfermedades-del-corazon-y-obesidad-una-relacion-peligrosa/ (accessed 6.23.20).


Salvando Latidos A.C.

Calle Gabriel Ramos Millán #81

Colonia Americana. C.P. 44160. Guadalajara, Jalisco, México.

Email: info@salvandolatidos.org.mx

Cel: +52 1 (33) 2346 5237

Registro: 12345-67

© 2019 Salvando Latidos A.C. Todos los derechos reservados.