EL TABAQUISMO PASIVO Y SUS EFECTOS NEGATIVOS

Casi la mitad de los fumadores mueren por el consumo de tabaco. Sin embargo, el tabaco también es peligroso para quienes están indirectamente expuestos a esa sustancia.

¿Qué es el tabaquismo pasivo?

El tabaquismo pasivo se define como la inhalación involuntaria de humo de tabaco en el aire. Este humo es una combinación del humo exhalado por el fumador y el humo directo del cigarrillo. El tabaquismo pasivo está muy presente y desafortunadamente es difícil de evitar.

¿Cuáles son los riesgos asociados con el humo de segunda mano?

El humo de la quema de tabaco contiene 4.000 productos químicos, 250 de los cuales se sabe que son perjudiciales y 50 de los cuales se sabe que causan cáncer. Estos productos químicos exponen a los fumadores pasivos a los mismos riesgos que los fumadores activos.

Es decir:

· Problemas respiratorios.

· Enfermedades cardiovasculares: el riesgo aumenta entre el 25 y el 35%.

· Cáncer de pulmón: 35% de aumento del riesgo.

· Irritación de los ojos y las vías respiratorias.

El tabaquismo pasivo en los niños

Los niños son especialmente vulnerables en lo que respecta a este tipo de tabaco. Son muy susceptibles de desarrollar problemas respiratorios como asma.

Fumar de forma pasiva durante el embarazo también es peligroso. Si la madre inhala el humo, el feto debe ser considerado también. Esto puede tener consecuencias devastadoras para el desarrollo del bebé. El desarrollo del cerebro puede verse perjudicado y el riesgo de muerte súbita puede aumentar.

¿Cómo protegerse del tabaquismo pasivo?

En primer lugar, ventilar una habitación después de fumar no es suficiente para protegerse del humo de segunda mano. Las sustancias permanecen suspendidas en el aire o se aferran a las fibras de la ropa, los muebles o el cabello. Los sistemas de filtrado de aire o de ventilación no son más eficaces. Por esta razón, fumar cuando los niños no están en la habitación no los protegerá.

La única manera de evitar la exposición es evitar el humo de tabaco en las casas, los coches o cualquier lugar público. Para proteger a sus seres queridos, debe fumar fuera de su casa con las puertas y ventanas cerradas para que no entre el humo.

Fuentes

El riesgo de ser fumador pasivo - Hospital Alemán [WWW Document], n.d. URL https://www.hospitalaleman.org.ar/prevencion/el-riesgo-de-ser-fumador-pasivo/ (accessed 6.30.20).

Fumador pasivo [WWW Document], n.d. URL https://www.aecc.es/es/todo-sobre-cancer/prevencion/no-fumes/riesgos-asociados/fumador-pasivo (accessed 6.30.20).

Labbé, A., Labbé, J.-P., 2014. Tabaquismo pasivo en el niño. EMC - Pediatría 49, 1–9. https://doi.org/10.1016/S1245-1789(14)67272-3

Niños fumadores pasivos: cómo evitarlo | EnFamilia [WWW Document], n.d. URL https://enfamilia.aeped.es/prevencion/ninos-fumadores-pasivos-como-evitarlo (accessed 6.30.20).

OMS | ¿Afecta el humo de tabaco a los no fumadores? [WWW Document], n.d. . WHO. URL https://www.who.int/features/qa/60/es/ (accessed 6.30.20).

Tabaco [WWW Document], n.d. URL https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/tobacco (accessed 6.30.20).


Salvando Latidos A.C.

Calle Gabriel Ramos Millán #81

Colonia Americana. C.P. 44160. Guadalajara, Jalisco, México.

Email: info@salvandolatidos.org.mx

Cel: +52 1 (33) 2346 5237

Registro: 12345-67

Enlaces Rápidos

© 2019 Salvando Latidos A.C. Todos los derechos reservados.